Un coche sin usar muere facilmente

Es posible que por diversos motivos deje el coche sin usar por un tiempo, como por ejemplo que se vaya seguido al trabajo con alguien más, que economice usando el bus o haga un viaje largo dejando el vehículo en casa; también es muy común que en los grupos familiares, se tenga más de un medio de transporte y uno de ellos se utilice esporádicamente.

Cuando los automóviles se dejan en desuso de forma prolongada, es probable que presenten ciertos deterioros que si no se resuelven, pueden terminar con su vida útil. Sin embargo, hay algunos cuidados que permiten mantenerlos en mejor estado:

Enciéndalo por lo menos 1 vez cada 10 días

Es recomendable arrancarlo de vez en cuando para que al menos su motor y otros componentes mecánicos no pierdan movilidad. Es común que al no encenderse con frecuencia  se sienta un poco duro el motor al reaccionar, pero es algo normal y se aligera pronto. Aparte, el aceite y el líquido de freno, corren el riesgo de apelmazarse, dificultando la circulación de los respectivos fluidos y no funcionará bien la máquina.

También es necesario, si es posible, dar una vuelta y que no se peguen los elementos motrices como los ejes. Además, así el peso del vehículo no se reposará en el mismo punto de apoyo por tiempo indefinido.

Deje el depósito del combustible lleno

No importa si su coche no se moverá por cierto periodo, mientras más lleno esté el depósito de la gasolina, se generará menos evaporización del carburante. Así el lapso de tiempo en el que se produce el fenómeno será menor.

Desconecte la batería

La batería es de los primeros elementos en dañarse, al dejar el coche estacionado por un largo tiempo. Aunque el vehículo se encuentre inactivo, la fuente de poder podría quedarse sin carga, debido a que, aunque no se encienda, la corriente continua circulando sin recibir ninguna recarga. Por lo que no sería extraño, encontrarse con que el coche no encienda.

Aumente la presión de los neumáticos

Es bueno inflar los neumáticos de más, manteniéndolos  a una presión razonable. De esta manera, estando inactivo, el vaciado que va ocurriendo no afectará tan pronto a la rueda; si se deja apoyar la llanta sobre el suelo, esta se dañaría porque seguramente sufriría deformaciones.

En ocasiones, cuando se deja de utilizar por demasiado tiempo, llega un momento en el que también se detienen los cuidados. Entonces, es muy probable que al querer encenderlo de nuevo, no pueda y además tenga muchas fallas; en cuyo caso, una opción bastante favorable sería venderlo. Hay desguaces que compran coches averiados, viejos o inundados; si decide hacerlo descubre más consultando una empresa que tenga acceso en línea, para que sea más práctico y rápido.